Si estás pensando en adquirir un coche de segunda mano en Alcalá de Henares, seguro que una de las dudas más frecuentes antes de comprarlo es justamente el tiempo que podrás disfrutar de este, es decir, su vida útil.

Al igual que cuando nos decidimos por un coche nuevo, un vehículo de segunda mano requiere de unos cuidados y mantenimientos periódicos que vienen recomendados por la marca y por el propio concesionario multimarca. Por lo tanto, esto no debe ser un impedimento a la hora de adquirir un coche de segunda mano, puesto que siguiendo unos simples consejos se puede alargar la vida útil del mismo considerablemente y evitarnos ciertas averías desagradables que nos obligan al pago de unas costosas reparaciones, dudando entonces de por qué hemos adquirido uno de los coches baratos en Alcalá de Henares.

Y lo peor no es la factura que nos vemos obligados a abonar (que también, no cabe duda), sino el saber el motivo de la avería y escuchar cómo el mecánico nos dice que con un buen mantenimiento del vehículo se podría haber evitado.

Por ello, a continuación, te damos algunos consejos prácticos para conseguir alargar la vida útil de tu coche y te animamos a ponerlos en práctica para reducir así las costosas visitas al taller:

- Cuida el motor en frío: evita revolucionar demasiado el vehículo nada más arrancar. Para hacer un buen uso del motor, debemos mantener un régimen de revoluciones moderado hasta que veamos que la temperatura del agua del motor es la adecuada.

- Revisa cada cierto tiempo el nivel de aceite: debe estar en un nivel intermedio. Es tan malo para el motor llevar el nivel bajo como que esté por encima del máximo.

- Comprueba el nivel de refrigerante cada cierto tiempo: es muy importante para la refrigeración del motor que tengamos siempre a nivel el líquido refrigerante. Un nivel bajo del líquido anticongelante puede hacer que el motor se caliente demasiado y provoque la rotura de la famosa “junta de la culata”. Cada 3 o 4 años se recomienda vaciar el circuito de refrigeración y poner un refrigerante nuevo.

- Utiliza correctamente el cambio de marchas y el embrague: frecuentemente mantenemos el pie apoyado sobre el pedal del embrague, lo que supone el desgaste acelerado del embrague.

- Olvida las maniobras bruscas: tus amortiguadores, brazos de suspensión y dirección te lo agradecerán.

- Trata adecuadamente los frenos: evita las frenadas fuertes, así como mantener durante mucho tiempo el pedal de freno “pisado”.

- Controla los neumáticos: al menos una vez al mes debería comprobarse su presión y el estado de su dibujo para evitar males mayores.

- A poder ser, mantén el coche a cubierto, protegiéndolo de la luz solar y la humedad; y lávalo periódicamente para evitar así la acumulación de suciedad en ciertos lugares en los cuales podría terminar siendo óxido.

- Lleva a cabo siempre las revisiones periódicas predefinidas por la marca o el concesionario, pueden evitar una avería a largo plazo.

Desde Vaquerizo Motor, esperamos que estos consejos te resulten útiles y te animen a adquirir y cuidar un coche de segunda mano.